981_2018_Kamaal Williams

Kamaal Williams

El “Jazz es una representación de nuestro tiempo” dice Henry Wu, nombre real de quien se esconde tras Kamaal Williams: para él, el Jazz no se refiere a una escena o a un patrón estético y de conducta (traje, corbata, un café pequeño con mesas redondas y conciertos a altas horas de la madrugada), sino más bien una conciencia que va mutando generación tras generación.

Aunque parezca lo contrario, los grandes divulgadores del Jazz siempre creyeron esta teoría: Jazz es algo constante, no esas normas estéticas perecederas que hoy tocadas suenan antiguas o finalizadas, es algo que nos acompañará para siempre.

Kamaal Williams es uno de los proyectos que mejor representa los cambios del Jazz hoy en día; el Jazz como estética, como sonido y como significado. Hoy el género se ha convertido en una amalgama de influencias que van desde los folklores étnicos a las experimentación electrónica o de club, todo ensamblado con la fuerza de la juventud y la rapidez característica de nuestra era.

El músico, ahora al frente de su propio proyecto después del éxito de su unión con Yussef Dayes en Yussef Kamaal (“Black Focus” (2016), editado en Brownswood, acercó a las nuevas generaciones un Jazz funcional y accesible construido a partir de elementos del linaje musical británico, desde el Broken Beat al Jungle) dice que una de las cosas que más le inspiran es recordar “su infancia en Lewisham, comiendo okra” y entrando en contacto con las diferentes culturas que le han formado como músico y persona.